Depilación eléctrica

La depilación eléctrica se basa en la introducción de una aguja extremadamente fina por debajo de la piel que consigue llegar hasta el folículo del vello, para aplicarle una leve corriente que destruye la raíz de cada uno de los vellos tratados. 

Esta técnica se aplica pelo por pelo, siendo necesario varias sesiones para conseguir la eliminación definitiva.

 

Este tipo de depilación suele indicarse para zonas del cuerpo que no sean muy extensas ya que es una técnica lenta, pero es ideal para zonas como las cejas donde no puede ser usada la depilación láser, o bien para la eliminación de pelos blancos (canas) ya que son pelos sin melanina y estos no los reconoce la depilación láser.

 

Esta técnica esta especialmente indicada para personas pelirrojas o que poseen vello blanco o rubio que no reconoce el Láser. Y lo bueno es que elimina el vello en cualquier color de piel que posea el paciente.

En el centro Imagen 2 todo el material es desechable y las agujas de un solo uso. Llama e infórmate.